Correos Market
imagen icono de categoria

Alimentación

Tierras del Yeguas
"El sabor de la tierra"
Aceite de la Tierra

Historia

Tierras del Yeguas AOVE nace en Sierra Morena, en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro, en el paraje conocido como El Charco del Novillo en pleno valle del río Yeguas (Córdoba, Andalucía), donde poseemos una pequeña finca de 400 olivos centenarios. Somos una humilde familia de olivareros que hemos crecido en el campo, entre olivos, y que elegimos el 2019 para iniciar este proyecto que todos hemos cuidado con cariño e ilusión transmitiendo esta emoción a otras muchas personas.

Tres principios irrenunciables rigen nuestro proyecto:

1. Respeto por el medio ambiente y la sostenibilidad ambiental.

Para nosotros el olivar debe de ser y es un agroecosistema lleno de vida que alberga una gran diversidad de especies animales y vegetales que merecen ser preservados. Nuestras prácticas agrícolas son respetuosas con la biodiversidad y no se aplican productos fitosanitarios.

2. Compromiso con el territorio.

Tierras del Yeguas no sólo es aceite de oliva virgen extra, sino que también cuenta la historia de un territorio. Una historia de vida a lo largo de las generaciones construida por la naturaleza de la mano del hombre. Es la historia de la tierra roja que abarca la comarca bañada por el río Yeguas.

3. La búsqueda de la excelencia en la calidad de nuestro AOVE.

Realizamos una extracción temprana (mediados de octubre) buscando el momento óptimo de maduración del fruto. La extracción de nuestro aceite se realiza en frío y es extraído el mismo día que se realiza la recogida de aceituna.

Proyecto

Tierras del Yeguas AOVE es un proyecto que iniciamos familiarmente en 2019 con mucha ilusión y cariño y donde hemos trabajado y trabajamos muy duro para conseguir un aceite de oliva de calidad suprema para los consumidores. Este AOVE viene del Parque Natural de la Sierra de Cardeña y Montoro (Sierra Morena) y le hemos llamado Tierras del Yeguas porque representa a toda esa tierra, a toda esa comarca que se encuentra alrededor del río Yeguas, que es donde se encuentra nuestro pequeño olivar de tan solo 400 olivos centenarios. La variedad de olivar que nosotros cultivamos se denomina Marteña, que es cómo los cordobeses llamamos a las aceitunas de la variedad picual. Las aceitunas las hemos recolectado en octubre, realizando una recolección temprana y de vuelo, a la luz de la luna, ya que han sido cogidas de madrugada. El AOVE que hemos obtenido ha sido filtrado con un filtro de 10 micras, lo que le ha aportado una textura cremosa que hipnotiza, algunos consumidores que ya han probado este AOVE han resaltado eso de nuestro AOVE, la textura que presenta que no es tan líquida como otros aceites que cuando caen dan la sensación de la caída del agua. Con un frutado intenso y alto de aceituna verde y madura, nuestro AOVE es amplio en nariz, con un aroma intenso a hoja de olivo, tomate maduro, platanera y almendra. Presenta una entrada en boca muy suave y limpia, con un amargor y picor equilibrados. Lo presentamos en una botella de cerámica que es donde toda la vida se ha guardado el aceite (antiguamente se guardaban los aceites en vasijas de cerámica, ya lo hacían los romanos, los griegos, etc.) y es lo que nosotros hemos querido mantener, además de apostar por lo artesano, ya que están hechas a mano por un alfarero de Arjonilla (Jaén). La botella es un homenaje al entorno, en ella, por un lado, hemos querido representar el color rojo cobrizo porque representa al color rojo de la arcilla ferrosa que allí encontramos. Por otro lado, hemos represento a la fauna que podemos encontrar e el territorio, desde el rabilargo, el buitre, el águila imperial, hasta el lince, el gamo o el lobo.

Este proyecto es muy importante para mi, y me gustaría llegar a comercializar todo el aceite que produzcamos, no solo porque quiero poner en valor el territorio, su valor ambiental, su fauna, su flora y nuestra cultura, sino porque yo quiero vivir en mi pueblo y como mujer joven rural que soy es un proyecto que hace que no tenga que emigrar a las grandes ciudades y abandonar su pueblo, donde he nacido y me he criado, como otros tantos jóvenes han tenido que hacer. Esto me da la oportunidad de seguir vinculada a esta tierra y poder vivir en ella con dignidad.

Equipo

Mi nombre es Maria del Carmen Serrano, mujer y joven agricultora de 25 años y madre de un bebe de 7 meses. Desde Septiembre de 2019 me encargo de gestionar la finca familiar, pero no lo hago todo sola, ya que además de mi, cuento con un equipo de 3 personas, mi marido, Antonio, que me ayuda todo lo que puede, sobretodo con la logística y comercializacion, y mis padres Maria y Antonio, que están en la finca ayudándome con las tareas diarias de la finca.
Ver más información