Correos Market
imagen icono de categoria

Alimentación

Koru Espirulina
"Espirulina artesanal en forma de hebras, cultivada con agua de manantial y secada a baja temperatura para mantener todas sus propiedades nutricionales"
Espirulina de calidad

Historia

Os vamos a contar nuestro recorrido para conseguir producir una espirulina de calidad, es decir, para crear KORU Espirulina.

Durante los estudios en la Universidad de Ciencias del Mar, el profesor de acuicultura nos desveló las cualidades que hacen tan excepcional al microalga “espirulina”. Fue la chispa que inició nuestra fascinación por ella y el deseo de crear este proyecto en el que cultivamos la espirulina de manera artesanal mimando la calidad.

Nuestra formación se consolidó en una planta de cultivo artesanal en Montpellier (Francia), empresa pionera en este tipo de cultivo en Europa desde hace más de 20 años.

En el 2015 nos trasladamos desde el País Vasco y Navarra a Acebo, en la Sierra de Gata, buscando las mejores condiciones tanto de clima como de calidad medioambiental. El agua para el cultivo procede de un manantial de montaña, fresca y saludable.

Nuestra idea es producir esta maravillosa alga con cualidades nutricionales demostradas y hacerlo de la mejor manera posible, con un claro objetivo: la calidad.

Por eso nos trasladamos a Acebo en la Sierra de Gata buscando un lugar puro con un agua de gran calidad y al mismo tiempo con unas condiciones climáticas ideales.

Presentamos la espirulina en hebras, un nuevo formato que se obtiene por nuestro procesado artesanal y que nos permite introducir la espirulina en nuestras recetas de cocina.

En definitiva, hemos decidido dedicar nuestra vida a este proyecto en el que nos sentimos felices ofreciendo espirulina como nunca antes la habías probado.

Proyecto

Cultivamos espirulina de manera artesanal. Realizamos todo el proceso desde el cultivo de la espirulina en el interior de un invernadero con todos los parámetros controlados hasta su envasado final, listo para su venta.

Cada día cosechamos una parte de la espirulina. Después de la cosecha, prensamos la espirulina fresca y le damos forma de hebras para introducirla en un secadero solar a baja temperatura (40-45 ºC). Una vez deshidratada envasamos la espirulina en hebras y ya está lista para ser consumida.

El secado a baja temperatura es fundamental para que la espirulina sea de calidad. El 99% de la espirulina que hay en el mercado es industrial y se seca por atomización (250 ºC) lo que destruye gran parte de su valor nutricional y hace que se degrade más fácilmente con el paso del tiempo.

Es fundamental que el agua de cultivo sea de gran calidad. Por eso hemos elegido esta ubicación en Acebo (Sierra de Gata) con un agua de gran pureza que analizamos periódicamente.

También analizamos nuestra espirulina periódicamente en laboratorios alimentarios para garantizar su calidad. Nuestra espirulina se cultiva sin pesticidas ni herbicidas y nuestro producto final es 100% espirulina, sin ningún aditivo químico.

Toda la energía que necesita nuestra empresa se obtiene mediante paneles solares para reducir nuestra huella ambiental.

Equipo

Somos un equipo de 2 personas.

KORU Espirulina está formado por Ainhoa y Unai. Ambos tenemos formación universitaria (Unai Dorronsoro: licenciatura en ciencias del Mar y Ainhoa Zabala: diplomatura en Sociología y Licenciatura en Etnología). Tenemos en común el amor por la naturaleza y la alimentación saludable.

Somos muy entusiastas en nuestro trabajo y nos gusta buscar nuevas ideas para mejorar en todas las áreas. Por eso nos encanta el trato directo con nuestros clientes para recibir sus opiniones y seguir creciendo juntos.

Ver más información